El presente blog está dedicado a la figura de Gaius Iulius Caesar, el romano más grande de todos los tiempos, así como al concurso sobre su figura que se realiza anualmente en el Colegio Sagrada Familia PJO de Valencia entre mis alumnos de ESO. También me sirve como medio de expresión y comunicación con mis alumnos y mis compañeros de Historia, de Clásicas, de Ludi Saguntini,de Prosopon, de Chiron y de cualquier curioso que se quiera acercar. Mi nombre es Txema Gil. Sed bienvenidos.

jueves, enero 22, 2009

VII Sesión del Proyecto Alesia 2009


Ayer día 21 acudimos al Salón de Actos del Museo l'Iber para realizar nuestra habitual sesión de los miércoles del proyecto.


Hoy hemos hecho un ejercicio. Los alumnos tenían que contarnos a Iván y a mi una historia, real o irreal, y nosotros teniamos que averiguar si era o no cierta. Lo que pretendiamos con este ejercicio era que los alumnos aprendieran a ser críticos con lo que les cuentan y dirimir por ciertas pruebas o pistas si lo que nos cuentan los textos de César es cierto o no. Partimos de la base de que cuando una persona miente hace tres cosas:



  • Omite la verdad.



  • Cambia los hechos.



  • Jura en exceso.

Por eso en los juramentos judiciales, ante el juez se promete o se jura decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Cuanto más aditivos a la misma, cuantos más detalles, cuantas más explicaciones, mas cerca se está de la mentira. Y la omisión es la peor de las mentiras, una media verdad. También intentamos que aprendieran a dirimir entre lo verídico y lo verosimil en el texto de César y en sus propias historias.



Si tenemos en cuenta que el objetivo de César al escribir los Comentarios a la Guerra de las Galias es informar al Senado y al Pueblo de Roma de sus avances en la guerra, es decir, publicitar su campaña. También lo comparamos esta información con la actual de los informativos de TV, donde una tercera parte habla de futbol, otra tercera parte de la noticia del día y quedan entre cinco y diez minutos para todo lo demás. Se intentas a veces desviar la atención de lo realmente importante, maquillar la realidad. En el caso de César y partiendo de la base que es la única fuiente de información que nos queda, aún es más evidente este maquillaje de la realidad.



¿La verdad existe en si misma? No puede. La verdad se constituye y se refleja en la palabra al momento de contarlo. O en palabras de Iván, la Verdad establece una jerarquía entre lo importante y lo no importante. La verdad vive en el discurso, en las palabras y creo que es real dependiendo del grado de verosimilitud, si se cuenta como algo relevante y con sentido.



Es un horizonte constituido por los discursos que se intercambian en una sociedad. NO todo vale. Debe entrar dentro de las pautas marcadas por el sentido común, el sentido de todos.



Tras estas diatribas filosóficas, pasó la sesión. La semana que viene volveremos a analizar el texto desde un nuevo punto de vista, tratando de hacer hincapié de nuevo en las tribus y los números de soldados, haciendo una lista mucho más detallada y aportando datos que trataremos de reflejar en este blog.



Hasta la semana que viene.

5 comentarios:

hojaverde dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
hojaverde dijo...

hola txema. yo tengo un blog de guerra y ejercito y una pagina tb dedicada a ello. en el caso de la pagina por problemas tecnicos no funcionan todas sus partes pero estoy proxima a arreglarla.

te linko :)

http://guerrayejercito.blogspot.com

http://mural.uv.es/vicmaro/

Carlos Cerdán García dijo...

Voy a esperar a que pongas la siguien sesión para hacer algún comentario.
Pero mira que por mucho que Iván nos enseñe a detectar la verdad o mentira siempre va a costar porque no es tan fácil
¿Ysi resulta que al final te as equivocado?
(respondedme que es una duda)

Txema dijo...

la verdad es eterea, es intocable, conforme la crees alcanzar, desaparece y más la verdad histórica. Te puedes acercar a ella, pero jamás conseguirás alcanzarla con totalidad. Lo único que si que debes tener claro si quieres ser historiador, es tratar de acercarte a ella sin mácula y sin prejuicios desde diferentes puntos de vista y quedarte siempre con la conciencia tranquila de no haber malinterpreatado deliberadamente ninguno de los datos de los que dispones. No se si te lo habrá aclarado o liado más aún.
Pero cada uno tenemos nuestra verdad. Lo difícil es entender la de los demás. Y si alfinal te has equivocado, al menos lo habrás intentado. Nunca se equivoca el que no abre la boca.

Carlos cerdán García dijo...

Gracias Txema